viernes, 1 de agosto de 2014


El tiempo hoy se detuvo mientras te esperé.
Te busqué, en tu larga y fría ausencia,
en un mar triste donde no estabas.
Debajo de mi cama me lastimó tu ropa,
y extrañe tu presencia en la música que te recuerda,
en un largo poema que leí en la tarde
pero solo el viento narraba tu ausencia.
Solo aquel fue testigo de mi carencia,
porque solo te encontré en mis recuerdos,
mientras desaparecías de mi memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada